Quiropráctico en Málaga

Calle Dr. Manuel Pérez Bryan, 3, 4º Izq, 29005 Málaga

952 60 92 55

Atención al cliente

Lun - Vie: 9:00 - 19:30

Consultas Online las 24 H.

EL GRADO QUE DERRITE EL HIELO

El grado que derrite el hielo

Imagina que estás en una habitación con un cubo de hielo. En la habitación la temperatura es de 4 grados bajo cero. Poco a poco la habitación empieza a calentarse:

Tres grados bajo cero, dos grados bajo cero, un grado bajo cero… el cubo sigue exactamente igual. Sin cambios.

¿Cuál es el siguiente paso?

Exacto. El hielo llega a 0 grados y empieza a derretirse. Es pura física, con la que vivimos el día a día. Un solo grado hace la diferencia y propicia el cambio. Pero previamente el hielo se estaba preparando para crear ese cambio.

El cáncer es indetectable el 80% del tiempo desde que surge hasta que, en cuestión de meses, acaba con el cuerpo.

Algo parecido ocurre con los hábitos. No parecen provocar ningún cambio hasta que llegan a un punto crítico. No nos damos cuenta pero vamos en línea recta hacia ese grado 0. Vamos creando malos hábitos en nuestro día a día, pero no cambiamos nada hasta que un día “nos derretimos” aparece un síntoma, un dolor o una enfermedad.

Cuando aparece, nuestro primer pensamiento es: “¿Qué habré hecho ayer?, ¿Qué ha pasado esta semana?”, “Ha sido mi postura al dormir”, “Todo empezó cuando me agaché a levantar una cosa del suelo”. Siempre buscamos ese “último grado” que haya cambiado del no dolor al dolor. Seguramente habrá algo que haya hecho que nuestro cuerpo diga basta, un detonante. Pero nuestra salud no solo se construye según lo que hemos hecho en un día, sino sobre el cúmulo de cosas que llevamos haciendo toda nuestra vida.

Vamos a ir enfriando cada vez más la habitación, para alejarnos lo máximo posible de 0 grados. Vamos a crear buenos hábitos diarios, no solo para que no aparezca un dolor sino para tener una salud de hierro, cercana al 100% de capacidad.

Mini resumen de hábitos saludables:

  • Buena alimentación (frutas y verduras diarias)
  • Ejercicio diario (mínimo 20 minutos)
  • Descanso apropiado (7-8 horas diarias)
  • Higiene mental (meditación, reducir los niveles de estrés)
  • Higiene postural (cuidar tu postura en el trabajo, a la hora de dormir, evitar malas posturas en el sofá)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Chat con WhatsApp